15 abril 2007

¿Se puede morir de amor?


Confirmado: se puede morir de amor. Así lo han demostrado científicos del University Collage de Londres y del Brighton & Sussex Medical School. Al parecer estos investigadores han demostrado que existe el "síndrome del corazón roto". Éstos han descubierto que existe un vínculo directo entre daños en el corazón y el estrés provocado por el fallecimiento de un ser querido. Este motivo que ha sido aprovechado por multitud de poetas, cantantes para ilustrar sus poemas o canciones, deja de formar parte del imaginario colectivo para ser una posible causa de fallecimiento real. Según ellos, un acontecimiento traumático puede aturdir al corazón y provocar los síntomas típicos de un ataque, como dolor en el pecho. La razón se debe a unas hormonas que aparecen en el cuerpo tras enfrentarse a un hecho impactante. De esta manera recuerdan la muerte los británicos de su primer ministro James Callaghan, que falleció once días después de despedirse de su esposa Audrey.
En la cuerda floja film que interpretan Joaquin Phoenix y Reese Witherspoon, ambos dan vida a Johnny Cash y su esposa June, un caso mítico de corazón roto. Johnny Cash apenas aguantó cuatro meses tras la muerte de su esposa June. A estos casos reales seguro que se les une muchos más de gente anónima que no supo vivir con la pena y tristeza de vivir solos, sin su ser amado. Me viene a la mente a la triste Ofelia, que se suicidó ahogándose ante la imposibilidad de compartir sus sentimientos con Hamlet. Quizás el amor no sea el dicho popular del despechado, "4 letras y dos idiotas", quizás el amor sea una de las posibles razones que nos llevan a los seres humanos a querer vivir, quizás tengan razón los filósofos del positivismo que aseguran que es más feliz la persona casada que la soltera, quién sabe.
Lo que si es seguro que amar y ser amado es una sensación de felicidad plena. ¿Quién no busca ser feliz? ¿Quién no busca ser querido? Después de leer esto, seguro que el "corazón partío" de Alejandro Sanz toma mucho más sentido.

2 comentarios:

el pollo de paterna dijo...

hola otra vez!!

joder tio, que bueno eres.

Pues yo se de un caso de un hombre que se murio de amor, estaba un dia esperando a la mujer de su vida y zas!!!!, le atropello un camion.

Por amor se hacen muchas tonterias.

Mira cuando murio compay segundo, celia cruz murio en nada mas de tiempo, dicen que murio de pena y de amor.


en fin, que estoy contigo.

Anónimo dijo...

Me encantaría discutir el tema contigo tomando unas cañas,jeje.
Desde un punto de vista psicodialítico (escuela de Luis Cencillo) todas las consecuencias emocionales derivadas del amor tienen mucho que ver con la neurosis y la dependencia. Parece que tenemos que sentirnos muy desdichados y tristes por una ruptura o por la muerte de un ser querido. Pero somo seres culturales y culturalizados neuróticamente.Cantidad de cosas que nos han vendido sobre las relaciones humanas son auténtica basura psicológica, como esas canciones de "me muero sin tí" que a mí más que a romanticismo me suenan a dependecia emocional de nivel diez.
Sin embargo, no psicologizo todo,somos tan complejos... Se sufre y ese sufrimiento es muy real . Pero vamos, el rollo desesperado de las canciones, películas y cierto tipo de literatura es símbolo de una sociedad que potencia nuestra parte más inmadura y adolescente para que nos metamos a fondo en toda esta patraña y consumamos como idiotas a ritmo de "devuélme la vida".

NOTA AL POLLO DE PATERNA: Me dirijo a tí con motivo de una pequeña y vulgar errata en tu discurso. Cuando murió Compay Segundo el mundo de la múscia lo pasó mal en general, Celia Cruz también pues estaban muy unidos, pero por quien realmente perdió la cabeza fue por el gran amor de su vida y gran músico también Tito Puente.
Hay queda mi nota de listilla, jaja.